Feliz Año Nuevo!!!!

Ahora sólo me queda desearles a ustedes y a sus familias un prospero Año Nuevo!!!!

Un abrazo….El Piantao.

 

Annunci
Pubblicato in Tango | Lascia un commento

Armando Moreno con la Orquesta de Enrique Rodriguez

Fue un artista esencialmente popular, por su repertorio y por la atracción con el público, pero esa condición no significaba que fuera un intérprete menor, todo lo contrario, fue un muy buen cantor. Hacía de todo, interpretaba cualquier cosa, pero cuando lo escuchamos haciendo tangos, su fraseo atenorado nos hace recordar a Charlo. Era afinado y tenía media voz. Pese al clima festivo de la orquesta que lo acompañó casi toda su carrera, era un cantor pulcro y de buen gusto.
A los 18 años debutó en la orquesta dirigida por el bandoneonista Enrique Rodríguez, para suplantar al cantor Roberto Flores (Chato). El destino, con el tiempo, lo convertiría en la voz emblemática de la orquesta.


Hace su debut en LR3 Radio Belgrano y al año siguiente produjo sus primeras grabaciones: el pasodoble “Ay Catalina” y el tango “No te quiero más” y en el siguiente disco, el foxtrot “Amor en Budapest” y la polka “María [b]” de Will Grosz con letra en castellano de Enrique Cadícamo. Dado el éxito de esta última, se la incluye en la película Hogar, dulce hogar, con la participación de ambos.
En 1941, es destacable el éxito discográfico del binomio, grabaron 20 temas, 17 con la voz del Niño Moreno, como lo llamaban por su rostro siempre juvenil, y tres instrumentales, también el brillante suceso en Radio Belgrano.
En los bailes, el público entusiasta pedía la interpretación de dos temas del director: “Tengo mil novias” y “Son cosas del bandoneón”, que ya habían sido registrados por su antecesor, Flores.
En 1944, el sello Odeon celebró sus bodas de plata, era la primera industria argentina del disco, con una inolvidable fiesta en el estadio del Luna Park, de la calle Corrientes y Bouchard. Fue el 21 de octubre, con la participación de los artistas más exitosos del sello. Se hicieron presentes las orquestas de Francisco Canaro, de Alberto Castillo, de Miguel Caló, de Rodolfo Biagi y la de Enrique Rodríguez con Armando Moreno.
Es importante comprobar, como la compañía Odeon promovió a sus artistas en Colombia, México, Brasil y otros países latinoamericanos —desde Gardel en adelante— generando un mercado muy receptivo a los artistas argentinos. Esa siembra fue muy positiva en Buenos Aires cuando, en la década del 60, el tango sufrió su gran declinación. Muchos conjuntos y cantores tuvieron trabajo gracias a esa apertura.

A mediados de 1946, se produjo la primera separación del exitoso binomio. Previamente, la orquesta había sufrido el alejamiento del bandoneonista y arreglador Roberto Garza, puntal de la misma y, también, destacado compositor de los tangos: “No te apures Carablanca” y “Sosiego en la noche”. Moreno y Garza formaron rubro y así, empieza una nueva etapa como solista.
A mediados del cuarenta era común el surgimiento de nuevas agrupaciones orquestales, de vocalistas notables y la definitiva consagración de aquellas que iniciaron la década.
Eran orquestas volcadas totalmente al ritmo del tango y a la exigencia de los bailarines —Aníbal TroiloJuan D’ArienzoCarlos Di SarliOsvaldo FresedoAlfredo GobbiOsvaldo PuglieseFrancini-Pontier—, que complacían ese reclamo y por eso, las que incluían otros ritmos, pasaban a segundo orden.
El binomio Garza–Moreno intentó integrarse a la nueva onda con repertorio totalmente renovado, manteniendo los exitosos “Tengo mil novias” y “Son cosas del bandoneón” pero no pudo afianzarse.
A fines de 1948 la orquesta de Alfredo Attadía, sufrió la desvinculación de su cantor Héctor Pacheco, a raíz de lo cual, convocó a Armando Moreno, quien compartiría los cantables con Jorge Beiró. Durante su paso por esa formación, Armando registró para el sello Pathe, los tangos “Araca corazón”, “El Yacaré”, que ya había sido grabado anteriormente por Ángel Vargas con Ángel D’Agostino y, por último, “Las cuarenta”.
En 1950, pasó a la formación de Domingo Federico junto a Enzo Valentino, pero al año siguiente volvió con Enrique Rodríguez, para suplir a Roberto Videla. Es su segundo paso por la orquesta.

Dos años más tarde, regresó nuevamente con Federico y registró “Ronda sentimental”, de autoría del director. Llevaron al surco 17 temas, para el sello Victor, de los cuales podemos mencionar: “Percal”, “En la buena y en la mala”, “Tristezas de la calle Corrientes”, “A bailar”, “Otario que andás penando”, entre otros. Con Garza, Attadía y Federico, nunca tuvo el éxito popular que consiguió con Enrique Rodríguez, pero con ellos pudo demostrar su capacidad interpretativa, con un repertorio totalmente tanguero.


En 1958, su tercera y última etapa con Rodríguez, con un nuevo éxito popular junto a los cantores Omar Quiroz y Oscar Corvalán: los corridos “Adelita” y “Señorita Luna”.
A partir de 1960 sufrieron, como todos, la falta de trabajo y aprovechando su popularidad en toda América, comenzaron a realizar giras a distintos países, la última juntos fue en 1965. Después, ya solo, actuó en distintos espectáculos en Buenos Aires y en el interior del país, hasta que decidió radicarse en Colombia, donde el tango seguía vigente.
Se instaló en Bogotá, donde fijó residencia. En plena actividad, todavía entero y con ganas de cantar, contrajo neumonía y muere, a los 69 años.

Pubblicato in Tango | Lascia un commento

Orchestra Francisco Lomuto ( Pancho ).

INTEGRANTES en el 1932

BANDONEONES:Daniel Alvarez – Jorge Argentino Fernandez –  Américo Frigola – Luis Zinkes
VIOLINES:Leopoldo Schiffrin, Armando Gutierrez, Carmelo Taverna
PIANO: Oscar Napolitano
CLARINETE: Carmelo Aguila
PISTON: Natalio Nappe ( Venezuela )
BATERIA: Desio Salvador ( Culotta ) Ciliotta
CONTRABAJO: Alfredo Sciarretta
CANTO: Fernando Diaz

Desde el 21 10 1933 hasta el 1936:

BANDONEONES: 1°A Daniel Alvarez – 1°B Martin Darré – Américo Frigola – Luis Zinkes
VIOLINES:Leopoldo Schiffrin, Armando Gutierrez, Carmelo Taverna
PIANO: Oscar Napolitano
SAXO CLARINETE: Carmelo Aguila
BATERIA:Desio S. Cilotta
CONTRABAJO: Hamlet Greco
CANTO: Fernando Diaz

desde 1938 hasta el 1943:

BANDONEONES: 1°A Martin Darré – Américo Frigola – Luis Zinkes – Gregorio Pérez
VIOLINES:Leopoldo Schiffrin, Armando Gutierrez, Carlos Taverna
PIANO: Oscar Napolitano
SAXO ALTO Y CLARINETE1: Carmelo Aguila
SAXO TENOR Y CLARINETE1:Primo Stadieri
PISTON: Candido Borrajo
BATERIA:Desio S. Cilotta
CANTO: Fernando Diaz

Pubblicato in Tango | Lascia un commento

Arrabal.

Cattura

La noción de arrabal alude al barrio que se encuentra alejado de la población de la cual forma parte. El concepto también se utiliza para nombrar al extremo de una localidad y a la población que resulta anexa a otra de mayor tamaño. …

Por ejemplo: “El tango surgió en los arrabales de la ciudad”, “Me quedé sin empleo y tuve que mudarme del centro para instalarme en el arrabal”, “Si seguimos caminando, terminaremos en el arrabal”.

 

Puede decirse que la idea de arrabal está vinculada al diseño urbano. Se entiende que un arrabal es un conjunto de casas que surge de manera espontánea, sin que exista una planificación. Los arrabales se crean a partir del crecimiento sin control de una ciudad, que comienza a expandirse geográficamente. Por lo general, en los arrabales se instala la gente de la clase baja que no tiene los recursos económicos para vivir en plena ciudad, pero que necesita estar cerca de ella.

 

 

Pubblicato in Tango | Lascia un commento

Margot.

Desde lejos se te embroca , pelandruna abacanada,
que has nacido en la miseria de un convento de arrabal…
Porque hay algo que te vende, yo no sé si es la mirada,
la manera de sentarte, de mirar, de estar parada
o ese cuerpo acostumbrado a las pilchas de percal.
Ese cuerpo que hoy te marca los compases tentadores
del canyengue de algún tango en los brazos de algún gil,
mientras triunfa tu silueta y tu traje de colores,
entre el humo de los puros y el champán de Armenonville.

Son macanas, no fue un guapo haragán ni prepotente
ni un cafisho de averías el que al vicio te largó…
Vos rodaste por tu culpa y no fue inocentemente…
¡berretines de bacana que tenías en la mente
desde el día que un magnate cajetilla te afiló!

Yo recuerdo, no tenías casi nada que ponerte,
hoy usas ajuar de seda con rositas rococó,
¡me reviente tu presencia… pagaría por no verte…
si hasta el nombre te han cambiado como has cambiado de suerte:
ya no sos mi Margarita, ahora te llaman Margot!

Ahora vas con los otarios a pasarla de bacana
a un lujoso reservado del Petit o del Julien,
y tu vieja, ¡pobre vieja! lava toda la semana
pa’ poder parar la olla, con pobreza franciscana,
en el triste conventillo alumbrado a kerosén.

Pubblicato in Tango | Lascia un commento

Ronda de ases.

Ronda de ases fue un programa musical con actuación en vivo de renombrados artistas de tango que se transmitió por LR1 Radio el Mundo de Argentina entre 1941 y 1945. Tenía una hora de duración y se transmitía dos veces por semana con la participación de cuatro orquestas, inicialmente desde la sede de la radio y luego desde el Teatro Casino, en la calle Maipú, enfrente al cabaré Marabú. Durante el período en que fue emitido tuvo también los nombres de Esquinas de mi ciudad y Casino, sin cambiar su estructura y calidad. Radio Belgrano se había destacado presentando actuaciones de figuras del tango de la fama de Miguel Caló y Francisco Canaro y Radio El Mundo hizo un esfuerzo exitoso para aventajarla en ese terreno con figuras exclusivas como Aníbal Troilo y el programa Ronda de ases. Cuando el estudio mayor de Maipú 555 no alcanzó para el público concurrente los conciertos de tango se trasladaron al teatro Casino, que era para dos mil personas.

Se transmitía dos veces por semana, en la hora que duraba cada presentación actuaban cuatro orquestas que durante la primera mitad ejecutaban un tango instrumental cada una. Venía después un intervalo en que se cambiaba el ritmo y el conjunto de Alberto Soifer con su cantor Roberto Quiroga tocaba un tango en tiempo de vals o viceversa. En la segunda media hora, las orquestas retornaban con participación de los cantores y a continuación se determinaba mediante la intensidad del aplauso del público cuál había sido el conjunto ganador.

Cada presentación era ocasión para el estreno de milongas y tangos; uno de esos estrenos se produjo el 12 de marzo de 1943 cuando la orquesta de Osvaldo Fresedo, con la voz de Oscar Serpa, tocó por primera vez el tango que lleva el nombre de la audición, con letra de Homero Manzi que musicalizó Fresedo, que grabaron más adelante con éxito. Fue en este programa que Astor Piazolla –por entonces con 19 años- arregló la milonga Azabache que ejecutada por Troilo le valió el primer premio.

En el programa participaban los binomios de tango –director de orquesta y cantante- más representativos de la época: Ángel D’Agostino y Ángel VargasCarlos Di Sarli y Roberto RufinoJuan D’Arienzo y Héctor MauréOsvaldo Fresedo y Oscar SerpaRicardo Tanturi y Alberto CastilloAníbal Troilo y Francisco FiorentinoEmilio Orlando con Roberto Rufino ​.El programa lo conducía el locutor y animador Jaime Font Saravia, con la colaboración del locutor y actor Juan José Piñeyro, y los libretos eran del letrista y compositor José Barreiros Bazán.

En una época en que la radio era el vehículo transmisor de las novedades y de los grandes éxitos de las orquestas, Ronda de ases fue una de las grandes audiciones radiales dedicadas al tango. Los adictos al género concurrían masivamente desde los barrios más lejanos, incluso en camiones, para alentar entusiastamente a sus orquestas favoritas, en especial en el momento en que el aplauso era el medio para dirimir el premio.23

La pieza emblemática del programa, el tango Ronda de ases, comenzaba así:                        Ronda de ases que no habrán de morir en mi ciudad… Mientras se queje un violín.              Llegó de Chiclana la piba del sur y aquella Griseta llegó de París.                                              Cruzaron el tango bichitos de luz, fracasos de seda, muñecas de spleen.

Pubblicato in Tango | Lascia un commento

Barracas, el barrio de las Tres Esquinas.

Este barrio debe su nombre a las antiguas barracas que, a fines del siglo XVIII, comenzaron a instalarse en la orilla izquierda del Riachuelo, construcciones rudimentarias que almacenaban cueros, lanas, cereales y otros productos que salían o llegaban a la ciudad. Algunos historiadores afirman que las barracas eran el primer lugar donde alojaban a los esclavos traídos al Río de la Plata.
Desde la época del gobierno de Juan Manuel de Rosas hasta fines del siglo XIX, Barracas fue el lugar de residencia de las familias más acaudaladas las que habitaban en lujosas casonas y veraneaban en las señoriales quintas que bordeaban la avenida Santa Lucía (después Calle Larga y luego avenida Montes de Oca), nexo principal entre el centro de la ciudad y el Riachuelo. Durante esa época el barrio cobró mucha importancia y en 1833 se realizaron corridas de toros en homenaje a Rosas.

La epidemia de fiebre amarilla que se desató a finales de ese siglo traída por las tropas que regresaban del frente de la Guerra de la Triple Alianza, causó que esas familias se mudaran a la zona norte de la ciudad.
Años más tarde llegaron las olas de inmigrantes (con preponderancia de gallegos, cántabros, genoveses y judíos sefardíes) que, conjuntamente con la instalación de fábricas, transformaron la zona en un barrio industrial de clase trabajadora.
Es el barrio mencionado por Leopoldo Marechal en su obra Adán Buenosayres y por Ernesto Sabato en Sobre héroes y tumbas. Fue cuna de los payadores César Cantón y Félix Hidalgo, y de Ángel Villoldo, autor de los tangos “El choclo”, “La morocha” y “Cuidado con los 50”.

Varios tangos fueron ambientados en Barracas:
Viejo café de Barracas,
turbios recuerdos de entonces,
que allá por el año once
tenía entreveros de facas…
Hoy has cambiado tu pinta,
todo es nostalgia y neblina,
ya no es muchachos de esquina
la del Café El Pasatiempo,
cuando tocaba en sus tiempos
el Tigre del Bandoneón…

“Café de Barracas” (de Enrique Cadícamo)


Yo soy del barrio de Tres Esquinas,
viejo baluarte de un arrabal
donde florecen como glicinas
las lindas pibas de delantal.

Tres esquinas” (de Enrique Cadícamo)

Las Tres Esquinas son las que se forman con el cruce de la calle Osvaldo Cruz (antes llamada Tres Esquinas) y la avenida Montes de Oca. En la intersección de Osvaldo Cruz con las calles Vieytes y Herrera existía una estación de ferrocarril llamada Tres Esquinas destinada a trenes de carga que empalmaba con las vías procedentes de Plaza Constitución.
Cabe aclarar que muchos tangos mencionan a Barracas al Sur, así era denominada la actual ciudad de Avellaneda y, por extensión al partido que ocupaba la orilla sur del Riachuelo, que hoy corresponde a los partidos de Avellaneda y Lanús, que en 1944 se dividieron del original Partido de Barracas al Sur.

Una calle en Barracas al Sur,
una noche de verano,
cuando el cielo es más azul
y más dulzón el canto del barco italiano…

Silbando” (de José González Castillo)

Bailarín compadrito,
que floreaste tu corte primero,
en el viejo bailongo orillero
de Barracas al Sur…

Bailarín compadrito” (de Miguel Bucino)

Pubblicato in Tango | Lascia un commento