Alfredo De Angelis “El colorado” 2

“El colorado” (Pianista, compositor y director de orquesta típica.)                                 (Adrogué, Pcia. Buenos Aires, 2 de noviembre de 1912- Banfield, Pcia. Buenos Aires, 31 de marzo de 1992).

Además de la tienda donde oficiaba de vendedor musical, De Angelis tuvo una posibilidad pianística como profesional en 1931. Al estar en el microcentro porteño ubicado como vendedor de música, tuvo contactos que le valieron la posibilidad de un contrato por ochenta pesos mensuales para sumarse como elemento estable en la academia de baile “Antonini” de la calle Suipacha, muy famosa en aquel entonces. Hacía dúos de piano con Benjamin Binstock, quien luego fuera un reputado médico-cirujano. Ellos ejecutaban tangos, valses y otros géneros, mientras los estudiantes tomaban clases de baile. Recordemos que en esos lejanos años, en las academias de baile, tocaban músicos en vivo, en lugar de la pasada de discos tan habitual hoy día. De Angelis actuó durante un año en esa institución. En 1932, tuvo una importante tarea: la de reemplazar supletoriamente por dos meses al pianista Juan Polito en la orquesta del maestro Anselmo Aieta. Actuó junto al gran bandoneonista en el famoso palco del Café Germinal de la calle Corrientes, hasta que retornó el pianista titular.  Luego, consiguió un puesto estable como pianista animador de películas mudas, en el Cine Maipú de Banfield. En 1933, se sumó al conjunto de “Santiaguito” en calidad de pianista, trabajando en un teatro de Lanús. En la compañía teatral de Santiaguito, el galán cantor era nada menos que Carlos Dante. De esa época, data el primer acompañamiento de Alfredo al gran cantante, que luego sería su gran amigo y también el símbolo cantoral de su orquesta, junto con el gran Julio Martel. 

Pero el plato fuerte vino en 1934, cuando fue llamado para ocupar la plaza de pianista en la orquesta del maestro Graciano De Leone, compositor magistral de la guardia vieja. (Recordemos el tango “Un lamento”). Debía reemplazar desde el piano la vacante dejada por Nicolás Vaccaro, que había formado su propia agrupación con los Malerva y Francisco Fiorentino. Trabajó todo el año con De Leone, hasta que en 1935, secundó a Juan Giliberti, cuando el señero cantor y compositor regresó al país, después de haber actuado como diez años recorriendo Europa. A mediados de los años treinta, Alfredo De Angelis, ya era un curtido pianista en el ambiente del tango.  

En 1936, De Angelis reunió su primera orquesta conjuntamente con el excelente bandoneonista Daniel Alvarez, quien había tocado varios años con el maestro Francisco Lomuto. Con Alvarez, co-dirigió su primera agrupación. Actuaron en radio y en el Café Germinal de la calle Corrientes. Alvarez compuso grandes tangos como “Mar de fondo”, “Aquel nocturno” y “Como se muere de amor”, que fuera con el tiempo, incorporado al repertorio de Alfredo De Angelis, luciéndose en el cantable, el genial Floreal Ruiz. La dupla De Angelis-Alvarez permaneció estable  en Buenos Aires hasta el año 1937.  En 1938, la dupla realizó una extensa gira que duró buena parte del año y que se extendió por varias provincias argentinas…… 

Informazioni su el piantao

Musicalizador
Questa voce è stata pubblicata in Tango. Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...